Vade retro Satanás

El mismo día que Estados Unidos de Norteamérica y Cuba reabren las puertas de sus Embajadas, tras sesenta años de espionaje, tragedia, dolor, embargo y odio, Donald Trump dobla en intención de votos a sus pares republicanos aspirantes a la presidencia que dejará Barack Obama en las próximas elecciones norteamericanas.

“No quiero nada con México más que construir un muro impenetrable y que dejen de estafar a los Estados Unidos”, anunció el mes pasado el multimillonario que pretende cobrar de ese modo una cuenta privada de sus negocios en ese país, adeudada según la justicia mexicana.

Vibran aún en los oídos del mundo las recientes palabras de Francisco en Santa Cruz de la Sierra, el Papa negro de las profecías, el Pastor que apacienta las ovejas de todos los colores y los credos expandiendo aire fresco con su único pulmón:  “Queremos un cambio, un cambio real, un cambio de estructuras. Este sistema ya no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades, no lo aguantan los pueblos…”

El Papa argentino de la Iglesia Católica ha alertado de la guerra mundial por partes que se libra en el planeta y mientras invoca a defender a la Madre Tierra, “la casa común de todos (que) está siendo saqueada, devastada, vejada impunemente…”, en este lugar, como si no hubiera venido, como si no pasara nada, se sigue jugando al Miss Bolivia, el juego de Mister Universe, que se divierte con los espejitos y las lentejuelas con los que disfraza la xenofobia, la violencia y el racismo más recalcitrante de su proyecto político.

“Huele a azufre”, dijo Hugo Chávez por George Busch. Hoy su célebre e irónica frase huele a perfume francés ante lo peor.

pb-121220-trump-da.photoblog900

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *