Y usted, ¿apoya el traslado del Mercado Mayorista?

La decisión es irreversible y la fecha es noviembre de 2017. El Mercado Mayorista Municipal de Abasto de Santa Cruz de la Sierra, un predio de 12 hectáreas ubicado en las afueras de ciudad capital, conectado por vías pavimentadas con la principal carretera de arribo de productos hortifrutícolas de la región, comenzará a funcionar creando un nuevo nodo de comercio metropolitano y de provisión de alimentos para más de 2 millones de habitantes.

Hace 35 años, el sector de equipamiento primario de la Av. Piraí, entre 3º anillo interno y externo, era el lugar ideal para ubicar un nuevo gran Mercado Campesino de Abasto para la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, que hasta entonces tenía en el Mercado Siete Calles, el Mercado Nuevo (de la calle Sucre) y el Mercado Los Pozos -todos en el Casco Viejo dentro del primer anillo- los únicos centros de abastecimiento popular de la ciudad de 300.000 almas.  Fue una gestión coordinada entre varias instituciones. En ese entonces, el Ing. Juan Gálvez era presidente de la Asociación de Horticultores y Fruticultores (afiliada a la Cámara Agropecuaria del Oriente) y la Directora Municipal de Obras Públicas, era la Arq. Marta Elcuaz.

El Mercado Campesino abrió entonces sus puertas y ordenadamente comenzó a recibir a los productores de los Valles cruceños y a sus intermediarios transportadores de hortalizas y frutas en los camiones de carga. Poco a poco los cruceños se habituaron a la oferta diversa de alimentos frescos, en grandes cantidades y razonablemente menos costosos que los del centro urbano. Los comerciantes de los demás mercados y de otros que fueron creándose en los 15 distritos territoriales de la capital cruceña se aprovisionan en su mayoría de este gran Mercado, que con el tiempo creció desmesuradamente, incorporó silenciosa y paulatinamente las aceras que lo rodeaban, los espacios destinados a estacionamiento y hasta los cordones perimetrales con nuevos comerciantes, toldos, carretillas, decenas de camiones e improvisados puestos en las calles adyacentes y otros espacios públicos y privados.  Hoy, este Mercado igual que La Ramada, Los Pozos y varios otros, tienen vida propia y albergan además de las transacciones de alimentos, varios negocios de especulación, abuso y enriquecimiento sobre el espacio público.  Detrás de las venteras que con una manta mecen sus bebés y con otra  estirada en el piso ofrecen papas y cebollas, buscando la subsistencia del día, también existen puestos de venta de hasta 80 m2., cobros por tiempo de parqueo de camiones (según si van a descargar o si van a ofrecer productos desde sus carrocerías), cobros por “guardar” espacios, cobros -en fin- por comerciar en el Abasto y sus inmediaciones.

 

El Mercado Central de Abasto de la Ciudad de México tiene 600 años de antigüedad, debieron ser trasladados 2.900 bodegueros a pesar de los bloqueos de los camiones y hoy es el más grande del mundo, abasteciendo a 20 millones de mexicanos y generando más de 70.000 empleos directos.

 

Para la Organización Panamericana de la Salud, “en los mercados de Santa Cruz, más allá de las malas condiciones de venta, higiene y manipulación de alimentos, encierra problemas sociales generados por la pobreza. La venta de alimentos se ha convertido en una actividad de supervivencia ante la falta de empleo formal, entorno que dificulta el ordenamiento de los mercados.”

El año 2003 con apoyo de esta organización internacional, el Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra intentó iniciar un programa de mercados saludables con el objetivo de contribuir al mejoramiento de las condiciones higiénico – sanitarias, en el abastecimiento, expendio y consumo de alimentos, en los mercados de la ciudad, a fin de preservar la salud y mejorar la calidad de vida. Ante la imposibilidad de generar cambios estructurales, se desarrollaron talleres de concertación entre las partes involucradas:  Motivación, comprensión y capacitación, como herramientas del cambio; educación sanitaria: cursos de higiene y manipulación de alimentos para los mercados participantes, etc.  Los avances fueron lentos y menores.  Los comerciantes están organizados en asociaciones que cobran a sus integrantes para ser representados ante las autoridades por sus dirigentes; en el mismo mercado existen numerosas asociaciones que, incluso, se identifican como de adentro o de afuera del mismo y pugnan por derechos que aducen preconstituidos cuando la realidad objetiva es que el Mercado, el terreno y el control sobre el abastecimiento son legalmente municipales.

Hace aproximadamente seis años la gestión del actual Alcalde inició la identificación y las expropiaciones de las 12 hectáreas donde se construyó el nuevo Mercado Mayorista de Abasto. La edificación de otros pequeños mercados distritales anteriormente y su situación hasta el día de hoy de encontrarse vacíos, instaló en la percepción generalizada de que no existe poder público capaz de poner orden en los mercados de la ciudad, convertidos en territorio de los comerciantes, donde la seguridad de los compradores o paseantes y la de los propios gremiales está librada a la suerte de malos olores y contaminación (producto de desagües trancados, aguas servidas, putrefacción de productos, cultura de vida insana), conexiones improvisadas de electricidad, ausencia o insuficiencia de servicios higiénicos (baños, duchas), exhibición de carnes al aire libre y otros productos que requieren cadena de frío, obstrucción de vías de salida rápida (peatonal y vehicular), ausencia de señalización incluso para acceder a primeros auxilios o tomas de agua contra incendios, etc.

Venimos escuchando, principalmente en la voz de la Presidente del Concejo Municipal, Arq. Angélica Sosa de Perovic, que el Gobierno Municipal ha decidido el traslado de los mercados más congestionados y problemáticos para la ciudad. En medio de la protesta de los comerciantes ambulantes y los que habían instalado casetas de madera en pésimas condiciones de seguridad sobre un área pública de avenida y camellón central en el ingreso a la inmensa ciudadela del Plan 3000, la prueba de fuego se dio con el retiro final de los asentamientos y la recuperación del área para el fin que fue destinado por los encargados de la ciudad. 

Según el cronograma anunciado, este mes de noviembre se realiza el traslado del Mercado Mayorista a su nueva ubicación, a la altura del 8º anillo y carretera a La Guardia, infraestructura construida con todas las previsiones técnicas catalogadas para un centro público de abastecimiento como el de cualquier gran ciudad latinoamericana.  El nuevo Mercado Mayorista tiene centro de acopio (incluso se prevé la instalación de una enorme cámara frigorífica para conservación de frutas), comedores para los comerciantes, salón de usos múltiples (reuniones, asambleas, capacitaciones), 500 locales comerciales, laboratorio bromatológico, depósito, guardería para niños, centro de atención de salud, estacionamiento con 360 parqueos para camiones de descarga, baños con duchas.

Es de esperar que el cambio que se produzca será para bien, lo cual no significa que quienes se resisten al traslado -porque se les acaba el negocio encubierto de millones y se escudan detrás de quienes temen perder su fuente diaria de sustento-, no vayan a organizar las archiconocidas marchas, protestas y presiones que históricamente han acabado en la capitulación de la autoridad de turno. El cálculo político de los partidos políticos (cuando existían) sometidos a la manipulación del sector gremial de los mercados que amenazan con retirar el voto en las elecciones o de hacer campaña en contra de quien ose cambiar el status quo de cada mercado, es el principal escollo para llevar adelante lo que es hoy una titánica tarea. 

También será de parte nuestra una señal de compromiso la actitud que asumamos ante las determinaciones que venimos reclamando todos los días desde siempre. ¿Queremos mejores mercados de abastecimiento para la ciudad? ¿Creemos que será posible? ¿Estamos esperando que se fracase para apuntar con el dedo y decir que sabíamos que no iba a funcionar? ¿O apoyamos el traslado del Mercado Mayorista y una vez se logre, criticamos?

 



 

 

 



2 thoughts on “Y usted, ¿apoya el traslado del Mercado Mayorista?

  1. Es impostergable el traslado del Mercado de Abasto. El actual corresponde a otra escala de ciudad y no puede seguir funcionando en las condiciones actuales. Los que compran en él lo saben hace tiempo…El Gobierno Municipal deberá demostrar firmeza para lograr el traslado, todos lo agradeceremos: los comerciantes y la población que se abastece de sus productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *