Se gradúa el arquitecto Nº 1.000 en la UPSA

La sociedad celebra la posibilidad de formar los artistas que piensen la mejor Santa Cruz de la Sierra del futuro

 

La arquitectura es una disciplina que se mueve a medias aguas entre el rigor de las técnicas de construcción, la precisión del cálculo matemático y el arte del diseño. Dibujante, artista, proyectista, a la vez de constructor. Es el artista que piensa los espacios, que diseña nuestro entorno en función de parámetros estéticos y funcionales.

“El espacio ideal debe contener en sí elementos de magia, serenidad, embrujo y misterio. Creo que estos pueden inspirar la mente de los hombres. La arquitectura es arte cuando consciente o inconscientemente se crea una atmósfera de emoción estética y cuando el ambiente suscita una sensación de bienestar”, muy bien afirmó Luis Barragán al aceptar el Pritzker en 1980.

No es de extrañar la importancia que la profesión tiene en el día a día en las sociedades modernas. El pensar y el ejecutar la construcción de las ciudades, en mayor o menor medida ha ido asociada a características geográficas y culturales. A fin de cuentas debemos admitir que la identidad urbana invariablemente está asociada al diseño. Y es en este ámbito donde los arquitectos no sólo encuentran su nicho, sino que dan su pelea. Muy bellamente Ibo Bonilla dice que la “arquitectura es esculpir el espacio para satisfacer necesidades físicas, emocionales y espirituales, protegiendo el resultado con una piel armónica con la estética, técnicas y sitio, del momento en que se realiza. Arquitectura es modelar metapiel social con arte”.

La ciudad de Santa Cruz de la Sierra no escapa a este peso específico que adquiere el trabajo y la opinión de los arquitectos. Por las condicionantes físicas y culturales tan peculiares que definen nuestra ciudad, no ha sido de extrañar la gran presencia e influencia de estos profesionales en su reflexión y planificación. Especialmente a partir de su explosivo crecimiento físico y demográfico. No es de extrañar que el arquitecto Sergio Antelo fuese uno de sus más destacados alcaldes, ni la importancia que siempre ha tenido la opinión del Colegio de Arquitectos.

Por eso se celebra la graduación del arquitecto número 1.000 de la carrera impartida por la Universidad Privada de Santa Cruz de La Dierra (UPSA). Ésta fue la primera universidad privada en impartir la carrera en el oriente boliviano, transformándose en centro impulsor no sólo de formación académica, sino de discusión sobre el tema de espacio e identidad.

María Daniela Saucedo Rodríguez expuso y defendió exitosamente su tesis final de grado “Centro Cultural, Social y Empresarial Rotario de Santa Cruz” el 8 de noviembre recién pasado.

“Es una gran suerte que el final de mi ciclo de estudios de pregrado coincida con este número redondo de graduados en mi Facultad. La UPSA me deja una gran formación para mi futuro profesional. Estoy agradecida con mi Universidad y mis padres, por el respaldo constante”, manifestó la flamante profesional.

Con el fin de dar realce a esta ocasión, la empresa brasileña Weidling, entregó a María Daniela  boletos aéreos para que asista a la versión 2018 de CasaCor en San Pablo. Por su parte CasaCor Bolivia la ha designado como parte de su equipo de profesionales, habilitándole un espacio gratuito para la versión de 2018.

 

SuperSur Fidalga… ¡Te da más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *