Santa Cruz de la Sierra posmoderna: Acerca del Centro Histórico

El destino dramático de los centros históricos si no se los gestiona  de forma adecuada es la tugurización

 

Vemos con mucho interés la inquietud planteada por la Asociación Impulsora del Centro Histórico conformada por dueños de inmuebles catalogados, que ha hecho un diagnóstico de la situación del centro de la ciudad, concluyendo que sufre entre otras cosas un vaciamiento de los edificios, con deterioro de las casas antiguas. El Deber, 13/07/2017.

La consideramos una inquietud muy válida, porque la imagen actual del Centro Histórico es en general preocupante.

La habilitación reciente de la Casa Melchor Pinto para un uso público cultural, a pocos metros de la Plaza Principal 24 de Septiembre, ha significado una puesta sobre la mesa del tema Centro Histórico con una propuesta positiva.

 

 

Daremos algunos antecedentes: Luego de 400 años de soledad con “la marcha hacia el oriente” se produce la vinculación de Santa Cruz de la Sierra con el resto del país y los países vecinos. En 1967 se aprueba el Plan Techint que posibilitará la construcción de la infraestructura de la ciudad, con un enfoque nuevo: el de la “ciudad jardín”, con viviendas con retiro frontal y manzanas de 120 x 60 metros.

La ciudad colonial tiene manzanas cuadradas de 100 x 100, sin ochavas y sin retiro frontal.

La velocidad de los cambios y los deseos de modernizarse de los cruceños, ponían en riesgo la supervivencia de la edificación tradicional.

La normativa para la preservación  de los inmuebles del Centro Histórico es producto de una minuciosa catalogación que se hizo, considerando en el valor cultural de los mismos al ser  Santa Cruz de la Sierra la principal ciudad del oriente boliviano. Esa normativa discutida y aprobada fue incorporada al 1er Código de Urbanismo y Obras de la ciudad y sigue vigente en Nuevo Código de Urbanismo y Obras, ley autonómica municipal 028/2014, publicado el 29 de junio de 2014.

Para darnos una idea de lo que estamos hablando en la enorme ciudad que tenemos ahora, el Centro Histórico comprende entre 3 y 4 cuadras, unas 45 manzanas en total,  alrededor de la Plaza 24 de Septiembre, el “Casco Viejo”, como lo queremos  seguir preservando  ahora es el Área Protegida  Z 1.1 de un total de 10, en el Nuevo Código.

“El proyecto del Centro Histórico de una ciudad se constituye en uno de los grandes desafíos dentro del planeamiento urbano. Esto porque ese espacio es depositario de la cultura y  la memoria de un núcleo urbano y la síntesis del gran legado que las ciudades tradicionales transmitirán” reza el Proyecto Centro Curitiba, 1984.

 Si hacemos un recorrido ahora podemos ver que están preservados  alrededor de la Plaza 24 de Septiembre: la Catedral, la Brigada Parlamentaria que forma parte del Conjunto la Manzana 1, el Club Social, el ex Cine Palace, la Casa Municipal de Cultura, la UAGRM que continúa al dar la vuelta a la esquina con el Museo de Historia; la casona donde funciona la oficina central del Gobierno Municipal que da la vuelta a la esquina y se continúa con el edificio Parejas.

La casa de Marcelo Arauz en una esquina próxima es ejemplo de preservación de un edificio de propiedad particular. Lo mismo que la casa de Juan Franco, donde ahora funciona la Oficina Municipal del Centro Histórico, el Mercado Municipal Nuevo, el Museo Municipal de Arte Contemporáneo, el Concejo Autónomo Municipal, el Altillo de la calle Beni recientemente restaurado, la casa Aramayo, ahora de una fraternidad.

Ubicada estratégicamente aunque fuera del área catalogada se encuentra la que fuera Escuela Nª1 Rafael Peña, que bastante deteriorada, aparece en la película premiada y comentada Balada de la Dependencia Sexual de Bellot y ahora restaurada es ocupada por la Secretaría de Salud del Gobierno Autónomo Municipal.

Sobre intervenciones de obras nuevas hechas en el Centro Histórico nos hemos referido hace un tiempo, al Paseo Los Angelitos del arquitecto Luis Fernández de Córdoba y su equipo, que con lenguaje moderno armoniza con el entorno.

Si deseamos continuar preservando el Centro Histórico será necesario no hablar sólo de la edificación sino de otros temas relacionados  con el mismo y su inserción en la ciudad, una de las de mayor crecimiento  en el mundo, como su posible  peatonalización, con un enfoque adecuado al tiempo que vivimos, para que las nuevas generaciones que viven en ella, los vecinos en general, lo mismo que quienes vengan de otros lugares y lo visiten  disfruten conocerlo y vivirlo.

Marta Elcuaz, arquitecta urbanista

 

Club Social 24 de Septiembre en la esquina suroeste de la Plaza Principal. Foto: Arq. Jery Méndez.

 

 

 

 

SuperSur Fidalga… ¡Te da más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *