El peluquero de los desamparados

Cada domingo el estilista Mark Bustos sale a las calles de New York a recuperar la dignidad de los homeless.

Cada domingo el estilista Mark Bustos sale a las calles de New York a recuperar la dignidad de los homeless.

Parte de la dignidad de las personas se construye a partir de cómo nos vemos y como los demás nos ven. Es la imagen, tan veleidosa, pero que juega un papel tan importante al momento de generar una impresión, que puede determinar no sólo como nos ven, sino como nos traten. No es una cuestión menor, y menos en nuestro mundo tan dado a las apariencias. “Como te ven te tratan” dice el dicho popular. Podemos no estar de acuerdo, pero de alguna manera, casi inconsciente, caemos en el mismo juego, porque el prejuicio es una forma muy humana que nos condena como observadores y como observados.
Qué decir de los menos favorecidos de nuestras sociedades modernas urbanas, los nómades que aplastan las calles y que viven en improvisados albergues, donde los pille la noche. Los vagabundos, los homeless y cuánta denominación se les dé, dependiendo del país, pero determinados por su situación de calle. Harapientos, desaseados, con una apariencia absolutamente descuidada, casi imposibilitado de acceder a servicios básicos, causan más rechazo por su aspecto que por el hecho de ser gente en calidad de calle.
Mark Bustos es un prestigioso estilista de origen filipino que trabaja en New York., en un salón frecuentado por clientes de alto perfil como Norah Jones y Marc Jacobs. Además  de su exitoso trabajo, Mark ha hecho un hábito de dar cortes de pelo gratis a las personas sin hogar. Tuvo la idea cuando visitó a la familia en las Filipinas hace unos años y fue testigo de la pobreza allí de primera mano.
“Los cortes de pelo que doy en el salón no se diferencian en nada de los cortes de pelo que doy en la calle”, dice Mark. Se acerca a cada persona diciendo: “Quiero hacer algo agradable para el día de hoy,” Marcos utiliza sus habilidades para hacer que la gente se vea y se sienta bien.
Cada domingo, seis habitantes de las calles se ganan un nuevo look, lo que impacta directamente en la autoestima de cada uno de ellos y en la forma en que el resto los ve y se acerca a ellos.

 

Es increíble lo que un corte de pelo o una rasurada hacen en la autoestima de personas tan abandonadas.

Es increíble lo que un corte de pelo o una rasurada hacen en la autoestima de personas tan abandonadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *