No son ellos, somos nosotros

¿Nos habremos dado cuenta que no se trata de la educación, a la que le echamos la culpa de todo?

¿Que no se trata de más policías, de echarle la culpa a la autoridad, de corromper a la autoridad, de autoridades corruptas, de descentralizar, de subir las bardas, de cerrar las calles, de electrificar los muros, de colocar más cámaras de seguridad, de descosificar a la mujer y al sexo, de participar en políticas públicas, de control y regulación de programación de los medios de comunicación, de tolerancia cero a la droga y al alcohol, de guardias privados que sustituyen la obligación del Estado, de mucho tiempo en las redes sociales y el whatsapp y poco tiempo con los vecinos y la realidad, de propietarios de medios que aceptan cualquier cosa a cambio de dólares, de propietarios de bares, cantinas, chicherías y todo local de ricos y de pobres que admite menores de edad y consumo de bebidas alcohólicas, que ven y no denuncian ni a la policia ni a los padres, de personajes públicos que hacen apología del delito y al mismo tiempo piden que padres y maestros eduquen en valores, etc.?

¿Nos habremos dado cuenta que no se trata de todo eso por separado, sino que la suma de todo nos tiene enfermos de egoísmo y corruptos de colusión?

¿Nos habremos dado cuenta que podemos estar muy educados para que nos resbale hasta que nos pasa a nosotros? ¿Nos habremos dado cuenta que no se trata de la educación a la que culpamos, sino a la ley del embudo que aplicamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *