La iniciativa que permite viajar por el mundo y dializarse

Como soñar, ser libre, viajar y tener una insuficiencia renal que te obliga a dializarte. Esa es la encrucijada en que se vio envuelto el uruguayo Javier Artigas, y que resolvió con su emprendimiento Connectus Medical, que permite coordinar el tratamiento de diálisis en una gran cantidad de países

 

Es un hecho que lo sano es invisible. Nos resulta tan natural el buen funcionamiento del cuerpo, que solamente ante la enfermedad tomamos conciencia de su existencia. Pareciera que vivimos la vida pensando que nada nos sucederá, hasta que sucede. Tomamos conciencia real de nuestras capacidades físicas cuando sufrimos su pérdida. Algo tarde para los reconocimientos. O para los cuidados. Aunque no es menos cierta la capacidad de adaptación del ser humano. Tanto en la posibilidad de sustituir funciones, como en la tecnología médica que ha permitido recuperar visos de normalidad.

El desarrollo de la tecnología médica ha sufrido un avance quizás para muchos de nosotros insospechados, pero que ha asegurado no sólo extensión en el tiempo  sino en calidad de vida. De estos avances en sustitución de salud uno de los más importantes y masificado ha sido la diálisis. Este es un proceso mediante el cual se extraen las toxinas y el exceso de agua de la sangre, considerada como terapia renal sustitutiva. Desde 1945  la invención del holandés Willem Kolff se ha convertido en compañera de vida, liberación y cautiverio a la vez. Asegura salud atada a una máquina.

A partir de 2014 el uruguayo Javier Artigas debido a una enfermedad hereditaria, debe someterse a diálisis por cuatro horas tres veces a la semana. Un hombre vital, aventurero, que se vio amarrado a su tratamiento de por vida. Debió reinventarse. Pensar la vida de manera diferente. Poner límites a su imaginación, a sus ambiciones, a su mundo. Pudo ser así y no fue. Como todas las grandes historias detrás estaba un gran personaje.

Después de una traumática experiencia con su indispensable diálisis en un viaje a Argentina, comenzó a desarrollar una gran idea que transformaría no sólo su vida sino el de muchas  personas en todo el mundo que estaban sometidas a su mismo tratamiento.

“En el camino de regreso a Uruguay comencé a pensar en la dificultad que enfrentan los pacientes renales para recibir diálisis si tienen que viajar. El problema no es solo encontrar un centro en el que puedan recibir el tratamiento, sino pagar por él.” Recuerda Artigas.

De forma muy artesanal comenzó a contactar a otros pacientes en su misma situación, conocer sus aspiraciones, sus necesidades, sus miedos. Dio pie a un emprendimiento en la forma de una plataforma que permitía coordinar diálisis en casi cualquier parte del mundo. Esta iniciativa llegó a oídos de Joe Gibia fundador de Airbinb, el que lo visitó en Uruguay para conocer su proyectó, apoyándolo en la  en la consolidación.

“Con Joe comenzamos a trabajar con el programa de comunidades de Airbnb, para crear lo que hoy es Conectus Medical, la plataforma que conecta a los enfermos renales con centros de diálisis en más de 150 países del mundo”, recuerda Javier. “Así, si estás de vacaciones o de viaje por trabajo y requieres de este procedimiento médico, puedes ingresar al sitio, poner las fechas en que estarás en determinada ciudad, ver la disponibilidad y reservar tu hora”.

Actualmente reciben más de 18 solicitudes por día. La plataforma cobra por el servicio, pero consigue descuentos importantes, que pueden llegar al 40%. El espíritu que está detrás de este servicio es entregar libertad a aquellos espíritus inquietos que consideran la diálisis como una condena a muerte a sus sueños de moverse libremente por el mundo.

“Más que libertad, se trata de dignidad”, precisa el uruguayo. “Una herramienta como esta permite a los mismos enfermos solucionar activamente el problema de sus diálisis y no esperar a que alguien se haga cargo”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *