Harry Potter ya tiene edad para sacar licencia de conducir

El relato sobre de un mago en pleno siglo XX constituye indudablemente uno de los mayores éxitos comerciales en la historia de la literatura

Harry, el mesías del mundo mágico que gira en torno a la escuela de hechicería de Hogwarts, está cumpliendo su mayoría de edad. Van 20 años desde ese 26 de junio de 1997 en que la editorial  Bloomsbury  pusiera en venta irrisorios 500 ejemplares de “Harry Potter y la Piedra Filosofal”. Nuestro querido mago ya puede sacar licencia de conducir o comprar una cerveza, sin necesidad de recurrir a su varita mágica o a los conjuros. Seguramente estará felizmente casado y tendrá sus pequeños retoños que seguirán sus pasos, y así no terminar con una de las sagas más exitosas de la literatura, y que muy probablemente, como asegura el laureado escritor Setephen King, entrará al Olimpo de los clásicos de la literatura universal. Al menos por dinero no deberá preocuparse, pues ha asegurado el porvenir de varias de sus  generaciones. Y no sólo por el aval de las más de 450 millones de copias vendidas en torno a la saga de los siete libros que componen la serie, también por la recaudación asociada a películas y merchandansig, todo lo cual han generado la impresionante suma de más de 22 mil millones de dólares.

La historia detrás del libro es tan fascinante y mágica, que engancha en la medida del relato, y con seguridad coopero en potenciar su éxito

Un éxito que a la luz de las cifras y del interés y pasión despertados por la historia, nos parece algo absolutamente natural, pero que tiene una trastienda que da para escribir una saga paralela. La historia es de sobra conocida. La autora JK Rowling, madre soltera que sobrevivía en medio de las dificultades y estrecheces económicas que tan bien conocemos, deambuló con su manuscrito por diferentes editoriales que le dieron con la puerta en la nariz, y que ahora reirán de buenas ganas pensando en las ganancias perdidas. Como si los conjuros de Hogwarts alcanzaran a su autora, la vida cotidiana escribió una historia de hadas, que encanta y atrae tanto como la ficción.

El merchandising asociado a la franquicia Harry Potter terminó generando cifras estratoféricas, catapultandola a ser uno de los mayores éxitos comerciales de todos los tiempos

La saga en si no tiene gran originalidad, y se sustenta en la rica tradición celta de las islas británicas, fuertemente emparentada con las historias de caballeros, damiselas y dragones,  del poder de la tierra, de los elementos naturales, y la lucha entre el bien y el mal, magia blanca y magia negra, la naturaleza y la civilización. Historias de las que se reclejan en los impresionantes paisajes británicos, la naturaleza vital y emprendedora de sus habitantes, la fantasía de su imaginación, la vivacidad de su lenguaje y sus historias. Y en estas historias se cruza, como en CS Lewis, la exégesis cristiana, con la predestinación, la marca en la frente y el poderoso antagonista, sumido absolutamente en la maldad.

Pero, además, la historia de Harry  nos habla de la desigualdad y la mezquindad del alma humana,  en consonancia con la tradición de la literatura de Dickens. Es un huérfano al cuidado de su familia, que es tratado con crueldad y sometido a una condición casi infrahumana. Se sobrepone al maltrato, no valiéndose de la magia, sino de su paciencia y humildad. Es su perseverancia en el estudio, a pesar de su calidad de mago predestinado,  lo que le permite superar su condición, y convertirse en un profesional (mago) exitoso. Un relato que resulta conmovedoramente cotidiano, y que no es de extrañar que enganche a lectores, cinéfilos y consumidores de cuánta chuchería los haga visualizar la salida a un infierno personal.

Para poder disfrutar de su licencia de conducir, habrá llegado a Hogwarts para celebrar su segunda década, sintiendo el tintinear del éxito y la tranquilidad de esa holgura que no pudo disfrutar de pequeño. Y, por supuesto, pensando que nuevas aventuras emprender para prolongar su éxito. A fin de cuentas, Harry Potter es humano, y eso es lo que más celebramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *