Hagamos algo: Greenpeace llama contra el consumismo de las fiestas de fin de año

Greenpeace llama a cada uno de nosotros a comprometerse con un consumos responsable. Hágamos algo nos dice, lo que nos incluye a todos como actores del cambio

 

La humanidad vive presa de una paradoja. Una parte importante de ella ha visto cómo sus índices de calidad de vida se han elevado sustancialmente, impulsados por un mejoramiento en las condiciones de salubridad y un notable descenso en los índices de mortalidad infantil. Las comodidades de la vida moderna se han hecho extensivas a una mayor cantidad de gente. Eso en lo positivo. En lo negativo  la necesidad de mantener índices de crecimiento altos, lo que a su vez ha implicado un aumento explosivo en el consumo. A mayor bienestar humano mayores consecuencias sobre el medio ambiente. La vorágine del consumo ha generado una depredación del medio ambiente en busca de materias primas, sin ninguna consideración a los efectos a futuro.

“Además de tratarse de una economía del exceso y los desechos, el consumismo es también, y justamente por esa razón, una economía del engaño. Apuesta a la irracionalidad de los consumidores, y no a sus decisiones bien informadas tomadas en frío; apuesta a despertar la emoción consumista, y no a cultivar la razón”, expresó lúcidamente el fallecido filósofo Zygmunt Bauman.

Parece que la consigna debiera ser “menos es más”. Todas las iniciativas pro ambiente resultan vanas, en la medida que sigamos empecinados en esta espiral consumista. Y no sólo por la presión sobre las materias primas, sino por el impacto de los desechos que ya ahogan muchos ecosistemas, como el marino.

Por eso el 23 de noviembre pasado, en vísperas de la orgía consumistas del Black Friday, Grenpeace lanzó las jornadas Make Something. Considerando la cercanía de la navidad, llamó a la creatividad y mesura a los consumidores, como una forma de detener la ola que se avecinaba. En la práctica esta jornada se constituyó en un festival, en el cuál se buscó que las personas recurrieran a la simpleza, la creatividad y el reciclaje. Participaron especialistas en reparación, reutilización y bricolaje en 85 eventos que se desarrollaron en todo el mundo entre el 2 y el 10 de diciembre.

“Black Friday se ha convertido en uno de los principales picos del consumismo. Esta borrachera de compras también genera mayores volúmenes de desechos que nunca. Esta peligrosa tendencia está dañando a nuestro planeta. Compramos sin pensar por un minuto, pero el desperdicio que creamos a veces durará siglos “, ha dicho Chiara Campione, la encargada mundial del proyecto.  “Nos han engañado para que pensemos que la felicidad proviene de lo que compramos, cuando sabemos que la verdadera felicidad proviene de lo que podemos crear. Hacer creaciones fantásticas con cosas que ya tenemos es mucho más divertido, creativo y social que comprar cosas. ¡Únase a nosotros, cree sus propios eventos y haga algo!”, agregó con entusiasmo.

 

En la práctica se generó una red que se movió ágilmente por el planeta real y virtual, exhibiendo las exitosas iniciativas de fabricantes que practican técnicas tradicionales e innovadoras, con la consigna de un mundo sin residuos y sin plásticos en áreas tan variadas como moda, alimentación, tecnología, decoración, juguetería. “Cada evento MAKE SOMETHNG se creará conjuntamente con diversos socios locales: fabricantes, artistas, cocineros, diseñadores de moda y productos, recicladores, creativos, modelos, youtubers y bloggers, activistas de cero residuos, espacios de fabricación y cientos de voluntarios dedicados” rezó la convocatoria.

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *