Genefolio, el maravilloso examen contra los efectos adversos de los medicamentos

Los estudios de ADN asociados a los efectos de los fármacos en el individuo, constituye un gigantesco avance en la precisión de los tratamientos médicos, especialmente en lo referido a salud mental

 

Contra todo lo que el sentido común de la modernidad nos quiso inculcar, el cuerpo humano no es una máquina. Aunque al amparo de lo que vemos en  tomas fotográficas lejanas, o en las imágenes satelitales, la uniformidad es un hecho aparente. Dos seres humanos se parecen tanto como dos copos de nieve. Cada individuo es un universo, una combinación única con reacciones únicas. La gran falla de la ciencia ha sido hacernos creer que lo que sirve para angas también resulta en mangas.

Fundamentalmente la medicina ha sido la gran tramposa que nos ha vendido esa idea, y muchas veces el tratamiento en lugar de mejorar ha terminado por transformar la vida del paciente en un infierno.

De los sonados fracasos de la medicina, no hay área que se destaque más que la salud mental. Ya desde hace mucho tiempo la tecnología en el tratamiento de esta problemática, a la par con el aumento de las atenciones en este campo, ha visto un avance notable. Aquellas dolencias que parecían verdaderas maldiciones de orden divina, y cuyo único tratamiento consistían en encerrar de por vida a los pacientes en horribles instituciones, ahora son tratadas con bastante éxito. Claro, éxito desde la perspectiva que existe tratamiento, pero merced de someter al paciente a un largo proceso de ensayo y error. Según un estudio realizado en los Estados Unidos, auspiciado por el Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, una gran cantidad de norteamericanos han desarrollado serios efectos secundarios por causa de estos medicamentos. Se ha notificado al menos la impresionante cantidad de 135.587 reacciones adversas.

Las recientes investigaciones que han buscado resolver el problema de la relación entre farmacología y genética, han derivado en el desarrollo de una prueba genética sobre la base del análisis de ADN, que se ha denominado Genefolio. Los resultados han sido muy alentadores, logrando una gran precisión en la predicción de cómo responderá el individuo al uso de determinados medicamentos. Los resultados de un estudio realizado por la prestigiosa Clínica Mayo indican que  los efectos negativos de medicamentos asociados al tratamiento de la depresión, utilizando como predictor a Genefolio, se han reducido a un 70%.

Según el director de medicina farmaceútica del Instituto Avera de genética humana, citado por ABC News, “la farmacogenómica es una pieza del rompecabezas. Lo vemos como una herramienta para ayudar al médico. Pueden asociar sus opiniones de expertos con información del paciente, como sus síntomas y antecedentes familiares, para mirar más de cerca una clase de droga sobre otra”. Otra gran puerta que la ciencia abre a considerar a cada persona como individuo, no un vulgar componente de un piño sin distinción. Y otro gran avance en reivindicar el verdadero rol de la ciencia en la construcción de un mundo mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *