Finlandia sorprende fabricando alimentos a partir del aire

En respuesta a un compromiso con la humanidad necesitada, científicos finlandeses han producido alimentos a partir de elementos tan simple y comunes como el agua y el dióxido de carbono

 

La alimentación es todo un tema, sobre todo en un mundo en que la población aumenta en proporción geométrica, y los suelos destinados a cultivo van en retirada. Si a esto aunamos el deterioro de muchos ambientes, más que un tema estamos ante un verdadero quebradero de cabeza. La ciencia se vuelca con gran ahínco al desarrollo de tecnología que permita lograr un mayor rendimiento en los procesos productivos. Sustentado en el desarrollo de la genética, o en el manejo de suelos y plagas, la humanidad ha superado los umbrales naturales. Pero a la luz de los 800 millones de seres humanos que según la FAO viven con una dieta insuficiente, se hacen necesarias soluciones mucho más creativas, y que tengan que ver directamente con la producción directa de nutrientes pero que tengan cuidado con no seguir deteriorando un frágil equilibrio medio ambiental.

Un grupo de científicos finlandeses de la Universidad Tecnológica de Lappeenranta se ha tomado este desafío muy en serio, y desarrolló un sistema revolucionario para producir alimento utilizando como materia prima electricidad, agua, dióxido de carbono y microbios. Mediante un reactor y la electrolisis separan el agua del hidrógeno, capturando el dióxido de carbono del aire, agregando los nutrientes a partir de la interacción con los microbios. El resultado es una proteína en polvo, que puede llegar a utilizarse para alimentar tanto a personas como animales.

El resultado es un polvo nutritivo, mágico, que podría alimentar a humanos y animales

 

En voz de los científicos del proyecto, este proceso de producción de alimentos mediante la electrólisis puede llegar a ser 10 veces más eficiente que el realizado por medio de la fotosíntesis. Si bien todavía está en una etapa incipiente, las proyecciones son tan optimistas que podría llegar a convertirse en el descubrimiento del siglo. Entrevistada por The Independent, una de las científicas del proyecto, Juha-Pekka Pitkänen, ha expresado:  “En la práctica, todas las materias primas están disponibles desde el aire, y en el futuro la tecnología puede ser transportada a desiertos y otras áreas que enfrentan hambruna. Una posible alternativa es un reactor doméstico, un tipo de electrodoméstico que el consumidor puede usar para producir la proteína necesaria.”

Se abre una ventana optimista a un futuro en el cual la ciencia pueda cumplir los compromisos contraídos con la humanidad. Más allá de la parafernalia electrónica que nos deslumbra todos los días, existe un trabajo silencioso y abnegado de mucha gente que se empecina por hacer de este mundo un lugar mejor para vivir.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *