Estar conectados es sano pero la dependencia tecnológica ya es nomofobia

La relación entre el hombre y tecnología genera un vínculo tan potente, que muchas veces resulta difícl distinguir donde comienza uno y termina el otro. Vínculo que se transforma en dependencia que deriva en enfermedad

 

Si hay una palabra que define la modernidad es tecnología. El perfeccionamiento de la producción eléctrica, así como el desarrollo de la electrónica, han permitido la fabricación de aparatos de distinta naturaleza y enfocados a los fines más variados, destinados a auxiliar la vida cotidiana. Alcanzamos un  punto en que lo tecnológico se ha transformado en un componente más del entorno  que define lo  humano,  transformandose en una extensión de nuestro ser. Forma y función, enmarañada tan intrincadamente  que no es posible distinguir donde comienza el individuo y continúa la máquina.

Una investigación realizada en conjunto por la City University de Hong y la Sungkyunkwan de Seul, que tomó a más de 300 estudiantes en Corea del Sur, buscó dimensionar el efecto que tenía sobre éstos el uso de los smartphones. Los interesantes resultados demostraron que existía un muy fuerte vínculo entre el individuos y su aparato. Al ser utilizados  para capturar, transmitir y compartir los momentos memorables, los usuarios señalaron que lo percibían como una extensión de sí mismos.

Así los recuerdos se personifican en el lugar físico que los almacena, y se demostró que  la relación entre uno y otro produce alcances que resultan nocivos para la salud, generando una dolencia que recibe el nombre de nomofobia. Los autores del trabajo concluyen que  “la nomophobia es el miedo a perderse y el miedo a estar fuera de línea  y es la base de todas las ansiedades nacidas de nuestros nuevos estilos de vida de alta tecnología, los que pueden ser tratados de manera similar a las fobias más tradicionales”.

 

https://phys.org/news/2017-08-smartphone-anxiety-smartphones-peo

 

 

SuperSur Fidalga… ¡Te da más!

l

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *