Domingo de castillos, espadas y dragones

Transformado en el mayor éxito de HBO, GOT se ha tomado el domingo en la noche con un relato que va de la Epopeya griega a la telenovela del siglo XX, sustentado en personajes con mucha carne, sangre y huesos

 

El esperado debut de la séptima temporada de Games of Thrones marco un nuevo récord de audiencia. Según la edición digital de variety fueron 10,1 millón de espectadores en los EEUU, que llegaron a 16,1 contando las reproducciones por Internet, lo cual representó un aumento del 27% con respecto al primer capítulo de la temporada anterior. Una tendencia en la evolución de la serie que cada año camina hacia el alza, lo que quedó demostrado en la actividad que generó en twitter, con más de 2,4 millones de tuits publicados. GOT se tomó los domingos por la noche, un corolario al final de una semana o el barómetro para el comienzo de la siguiente, según se quiera mirar.

 

Todo un fenómeno que genera ruido, pues como buen programa de culto el asunto no queda en los créditos finales. La gente sigue comentando, elucubrando, forjando su propio derrotero a la historia. Una de las grandes razones reside en que la serie se mueve por varios derroteros que van desde el relato épico, la saga histórica, cuento de hadas, hasta la telenovela. No es propiamente la reproducción de hechos históricos, pero es una ficción que nos parece haber acaecido. Sin embargo toma muchos elementos de las sagas de la literatura heroica, pero la construcción de la historia está pensada para prolongar la expectativa, dejando en ascuas al espectador, permitirle recurrir a su imaginación y proyectar y discutir la evolución del relato y los personajes, lo cual genera el ruido en la semana. La discusión de bar o café, de los podrían ser o debió pasar.

Detrás de cada personaje una historia, un drama, que ni los vestidos más finos ni las espadas más poderosos pueden soslayar

 

Pero su principal fortaleza reside en la construcción de los personajes. Como toda saga épica que se precie de tal, está sustentada en la historia de los poderosos, los que mueven las fichas del juego de la vida, compuesta por peones que sr ven afectados a sangre y fuego en sus vidas cotidianas sin otra opción que encomendar a sus dioses protección. Sólo que estos poderosos están revestidos de humanidad, cruzados por problemas, estigmatizados y condenados por su origen y su sangre. Un Jon Snow marcado por la ilegitimidad de su nacimiento, sufriendo la indiferencia y humillaciones de su madrastra, condenado a cumplir con su papel de luchar contra los muertos vivientes. Una Danerys exiliada y errante, convertida en moneda de cambio, ultrajada, finalmente obligada a asumir la reivindicación de los derechos dinásticos de un desconocido padre demente. Tyron, el enano, el fenómeno brillante, repudiado por su familia, asesino de un padre que siempre lo despreció, que tapa con inteligencia e ironía sus penas y complejos. Cercei y Jaime, los incestuosos hermanos Lannister, amantes ocultos que han sufrido el drama de perder a todos sus hijos sin poder llorarlos juntos. Piezas para el ajedrez de un padre duro, ambicioso, que apostó todas las fichas por el resultado del juego, sin importar las humillaciones de su hija a manos de un borracho luctuoso.

El éxito de audiencia ha ido a la par de la aclamación por parte de la crítica y la industria que la atiborrado de palmares

 

Domingo a domingo los fanáticos se sienten tocados por la humanidad de esas historias, enmarcadas en una producción fastuosa impecable. De alguna forma se toman revancha con los poderosos al sentir que son tan humanos como cualquiera, y que las lámparas con las que se alumbran pueden ser de oro, pero dan la misma luz. Una reinvención de las telenovelas que nacieron como el relato de ficción televisivo por excelencia, que se tomaban días y horas de la semana, inflamando nuestra imaginación, generando ruido, proyectándose en la discusión cotidiana. Una buena historia siempre va a hablar de seres de carne y hueso, aunque usen capas, vivan en castillos y le teman a los dragones.

 

Ver uno de los avances oficiales de la séptima temporada de #GoT

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *