Desarrollan un implante cerebral que mejora la memoria humana

La posibilidad de estimular el cerebro reproduciendo patrones eléctricos analógicos, abre una tremenda puerta a la posibilidad de revertir muchos de los grandes males de la sociedad moderna

 

¿Qué define lo que somos o quiénes somos? Una pregunta difícil. La identidad es un proceso complejo, en el que confluyen tantas variables que resulta simplista limitarse a unas pocas. Para algunos somos como nos vemos, lo que nuestra genética dicta. Para otros lo que hemos vivido. Lo cierto es que la identidad no es estática y no obedece a un proceso único. Pero es innegable que mucho de lo que nos define, o la forma en que nosotros mismos podemos definirnos, tiene que ver con nuestros recuerdos. La identidad, como proceso único, en un alto porcentaje radica en la memoria.  “Somos nuestra memoria” escribió Jorge Luis Borges.” Somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos”.

Es evidente que la expectativa de vida ha aumentado considerablemente en los últimos 40 años. Pero también no es menos cierto que la calidad de vida a avanzada edad se ve afectada por dolencias que pueden llegar a ser invalidantes. Una de éstas, quizás la más temida, es el Alzhéimer. Es una enfermedad degenerativa, cuyas principales manifestaciones radican en un deterioro cognitivo y trastornos conductuales, caracterizada en su forma típica por una pérdida de la memoria. Las personas van perdiendo sus recuerdos, hasta quedar como una gran cáscara vacía. Un cuerpo sin identidad. Esta es una de las razones que la ciencia esté invirtiendo tiempo y recursos para encontrar como revertir el deterioro.

En esta dirección en la Universidad del Sur de California están trabajando con un implante cerebral, que ha demostrado prometedores resultados. Funciona como una especie de prótesis de memoria. Se compone de unos electrodos que cuáles imitan el procesamiento natural de la memoria. Realiza pequeñas descargas eléctricas al hipocampo, una zona considerada vital en el proceso de aprendizaje y memoria, imitando los patrones cerebrales normales.  Los resultados preliminares de los estudios han sido muy prometedores. Se ha apreciado un aumento en el rendimiento de pruebas de memoria de hasta un 30%.

“Estamos escribiendo el código neuronal para mejorar la función de la memoria”, dice el doctor Dong Song  encargado del proyecto. “Esto nunca se ha hecho antes. Esperamos que este dispositivo dispositivo ayude con los trastornos que involucran problemas de memoria, como la demencia, e incluso se adapten a otras áreas del cerebro, para estimular otros tipos de funciones cerebrales”.

 

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *