La ciencia conecta la red de neuronas del cuerpo humano

El hombre recién explora el potencial de intervenir en redes neuronales dañadas, lo que permitiría recuperar lesiones hasta ahora irreversibles

 

 

En el año 2007 Andrew Meas, de Luisville Kentucky,  sufrió un accidente automovilístico que le daño la espina dorsal, causándole una parálisis a partir de la cintura. Se le implantó un artilugio electrónico en la zona inferior de la espina dorsal, buscando estimular la red neuronal raquídea. Luego de meses de entrenamiento, logró movilidad en las extremidades, una mejora en el control de la vejiga y en la función sexual, además de lograr regular mejor su temperatura corporal. Y lo más sorprendente de todo, es que con el implante apagado logró movimientos, lo que demostró una recuperación de la red neuronal y la activación de conexiones silenciosas.

Los adelantos son producto del trabajo del equipo de Claudia Angeli, del Spinal Cord Injury Center  de la Universidad de Kentucky. El tratamiento está basado en el concepto que una terapia de electro estimulación de la médula, unido a un plan de entrenamiento diario, los que permiten recuperar en diferentes proporciones la capacidad motriz de personas que han perdido las conexiones neuronales. El  objetivo es potenciar la sensibilidad de los circuitos internos de la médula espinal, que se encarga de las funciones motoras básicas que no están ligadas a la actividad cerebral.

Como ha sucedido en muchas otras áreas de los avances tecnológicos, este es un comienzo, que abre la puerta para mirar con optimismo sus potenciales. Lo que en un principio nos parece burdo, simple o supravalorado, con el tiempo y el trabajo, amén de la pasión e inventiva, se transforma en un aliado esencial para asegurar un camino al buen vivir. La tecnología electrónica  se transforma en un elemento esencial que marca la posibilidad de recuperar una buena parte de su vida a quienes han quedado postrados. Anda y camina a la vida, dice el buen doctor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *