16.000 estudiantes capacitados en educación vial en Santa Cruz de la Sierra

Uno de los grandes desafíos de la ciudad de hoy es lograr encontrar un equilibrio entre derechos y deberes de peatones y automvilistas, mediando en un conflicto que genera anualmente muchas víctimas

 

La ciudad de nuestra niñez no es la ciudad de nuestra madurez. En menos de 30 años hemos pasado de pequeños conjuntos urbanos a moles de cemento que se han extendido, devorando zonas tradicionalmente rurales o con aires de campo. Y, quizás la característica distintiva, pasamos de ciudades mayormente pedestres y peatonales, a una de crecimiento explosivo de vehículos y tránsito denso.  Los peatones del pasado no hemos transformados en automovilistas furiosos. Y no está demás reconocer que en la faceta de peatones unos temerarios. No tenemos memoria para esta nueva realidad, más bien nos dedicamos a improvisar, con las funestas consecuencias que la estadísticas en accidentes viales nos indican.

El tema se encuentra en el tapete. No es algo de lo que nos podamos escabullir. Y no tanto porque la gente lo exija, pues no existe noción de  problema a este respecto. Son las cifras las que nos golpean en la cara, en la forma de lo que parece una lucha sin cuartel entre peatones y automovilistas. El escenario son las calles. Una lucha silenciosa, con bajas, como cualquiera guerra se precie de tal. Y en la cual, curiosamente, nos comportamos como peatones o automovilistas según sea el lugar que ocupemos en el momento. Esto ha llevado a desarrollar especialistas en el tema y  unidades gubernamentales para dar solución a este conflicto.

El Gobierno Municipal de Santa Cruz reaccionó ante tal escenario creando este año la Secretaria de Movilidad Urbana. En el fondo con la misión de resolver el intrincado escenario que plantea una ciudad y un parque automotor en explosivo. Según su director el arquitecto Rolando Ribera, el objetivo de esta Secretaría es  “mejorar la educación vial, la seguridad vial, el marco legal administrativo, la administración y gestión del tráfico urbano y los modelos D.O.T (desarrollos orientados al transporte). Logrando poner en marcha, una nueva forma de organizar la ciudad, densificándola para ser más eficiente, en temas de servicios y transportes públicos, que se planteó como un sistema de vías reservadas, en cuanto a mejoras del transporte público, para que la tasa de motorización baje y el transporte público masivo, sea utilizado en mayor porcentaje”.

 



 

Es así como la Secretaría cierra este año un  exitoso ciclo de charlas y cursos dictados a estudiantes de primaria y secundaria en diferentes unidades educativas fiscales y privadas, incluyendo colegios de educación diferencial. Han sido 16.090 alumnos de 56 colegios, incluyendo disertaciones en talleres, ferias y eventos de promoción en seguridad vial.

“Con mucha satisfacción concluimos junto a la gestión escolar,  nuestros talleres de educación vial en unidades educativas, con más 16.000 estudiantes que tienen la capacidad de distinguir los tipos de señalización, utilizar los semáforos con pulsador peatonal, cruzar con seguridad y evitar exponerse al peligro que implica el transitar en la vía pública, independientemente de si tenemos una discapacidad o no, todos somos seres sociales y como tales vivimos en comunidad y somos partícipes de una cultura, por eso buscamos replicar el conocimiento de las normas, leyes y reglas en las familias, a través de los niños y jóvenes de secundaria, para trabajar en su seguridad como peatones y muchos de ellos futuros conductores”, informó Rolando Ribera,

Cabe destacar la organización de un “Road Show” a jóvenes estudiantes de  promociones, para concienciarlos sobre las consecuencias de la imprudencia, la velocidad y el alcohol sobre las vías. Ribera enfatiza la importancia de estas iniciativas, considerando que “los accidentes viales son causantes de muchas de las muertes a nivel mundial y lastimosamente la cantidad de los mismos tiende a incrementar cada año, la razón principal de esto tiene que ver con la falta de responsabilidad en la circulación y la ausencia de conocimiento en materia de tránsito, por eso creemos que la educación vial es una tarea de todos y tiene que conminar a tanto instituciones públicas como privadas, en la promoción y enseñanza de la educación vial”, aseveró el edil municipal.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *