10 razones para tener tren urbano en Santa Cruz de la Sierra

En el caótico tráfico vehicular que vivimos en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, espero que pronto una empresa con experiencia en diseño urbano y llave en mano (china no, por favor) venga, construya y administre un medio de transporte público expedito, económico, libre de gremialistas y cómodo para cualquier persona que precise hacer uso de él. Sí, quiero un tren urbano y anoto las diez razones de por qué:

  1. Porque 40 años ya fue demasiado.  Esta ciudad ha tenido al menos tres estudios del tráfico y el transporte, que datan de fines de los años 70, segunda parte de la década de los 90 y de hace diez años, el último. El cuarto es el que se encuentra terminando la cooperación técnica japonesa, a través del JICA.  Ninguno fue aplicado. Los críticos acusan a las autoridades por falta de voluntad política, las autoridades se enfrentan al dilema de no contar con la fuerza que neutralice el poder sindicalizado y los transportistas echan la culpa a la tarifa y a la falta de pavimento de impedirles mejorar las líneas de servicio que el Estado les ha autorizado y las muchas más que han impuesto sin autorización. Es un círculo vicioso sin solución a la vista. Queremos un transporte público bueno, bonito y barato. ¿Qué mejor que un tren, que no dependa de ninguno de los factores que nos niegan dar solución porque prima su interés? No importa quién lo dé.
  2. Porque quiero dejar de ser un daño colateral.  Quien camina (la mayoría de los cruceños), es un estorbo para la ciudad de los minibuses, los trufis, los buses, los autos, los camiones. Para los vehículos y para el comercio de inmuebles, la demanda de pavimento antes que de aceras es un negocio. La revolución de los peatones es una utopía en una ciudad sin aceras para movernos con nuestros propios pies, nuestros cochecitos para niños, las sillas de rueda, los bastones de los ancianos y de quienes los usan para andar; en una ciudad sin puentes peatonales para cruzar las anchas avenidas ni cruces señalizados, seguros, que los conductores respeten. Un tren tiene estaciones como paradas. Llegar a ellas será otra cuestión pero sabremos que allí estaremos seguros, habrá un horario puntual, un acceso libre de trabas para cualquiera, una puerta que abre y cierra con la máquina detenida en el andén.
  3. Porque el Teleférico es feo paisaje pero genial.  En La Paz y El Alto, el funcionamiento del Teleférico alivió la existencia de quienes lo quieren usar, además de la opción turística que supone a cualquiera que llega de otro lugar. Como paceña, seguramente, me habría molestado la irrupción de las torres de su trayecto rompiendo la armonía de tantos barrios, el avistaje aéreo que desviste la privacidad y el paisaje urbano de su cielo roto por los cables y la imagen de esas cápsulas sobrevolando la ciudad. Pero sin duda, es un servicio bueno, bonito y barato que compite con el caos de los minibuses, trufis y vehículos que Pumakatari, bello y eficiente, tardará muchísimos años en dejar atrás.
  4. Porque el tren eléctrico es usual en la gran ciudad. Sao Paulo, Rio de Janeiro, Santiago de Chile, Buenos Aires, Caracas, Lima, Quito, Medellín, Recife, Brasilia, México, son ciudades con más de 2 millones de habitantes, como la nuestra, que tienen algún sistema ferroviario en cualquier de sus formas (metro, tranvía, tren) más allá de su sistema de buses y conviven porque son necesarios y utilizados por la población.
  5. Porque tiene un dueño responsable.  El tren eléctrico bien puede ser construido bajo el sistema de la concesión y nosotros, los usuarios, podremos agradecer el buen servicio o reclamarle si no funciona como corresponde. Una ODECO y se supone que será suficiente para que la concesionaria responda. Podremos dejar de ser ganado de un chofer mal dormido, no volver a saltar con la embestida de un micro apurado o ensordecer por el bocinazo de quien nos apura al subir o al bajar.
  6. Porque cargaremos una tarjeta para pagar. Y dejaremos de desparramar lo que cargamos por intentar pagar el boleto al chofer que conduce, de buscar monedas porque no tiene cambio, de abrir y cerrar la mochila para que alguno se tiente de echarnos mano y robar. Y el pago será contra factura.
  7. Porque mandará el horario establecido. Y no las ganas o falta de ganas del chofer ni si llueve o no llueve, ni desaparecerá el tren con la noche cuando los micros dejan de circular.
  8. Porque viajar será un placer.   Un tren eléctrico presta un servicio rápido, limpio, puntual, amable, inspirador, con grandes ventanas, puertas automáticas, espacios amplios, lugar para llevar el coche del bebé, la silla de ruedas, la bicicleta. Un teleférico, como el paceño, terrestre, sobre la superficie vial de la ciudad pero con muchísima mayor capacidad de transporte.
  9. Porque a un ramal le sigue otro ramal.  Un tren eléctrico puede tener una, dos, tres o muchas líneas o rutas. Se interconectan entre sí. Funcionan también los trenes de acercamiento, aquellos que desde las afueras de la gran ciudad recorren las áreas metropolitanas uniendo norte y sur, este y oeste en menos tiempo y con mayor seguridad.
  10. Porque 750 millones es menos de la mitad de 1.850 millones. Y como lo primero que escandaliza es el precio de los proyectos, en lugar de su impacto real, ambiental y social, cuando se dijo que el anunciado tren demandaría una inversión de 750 millones de dólares sin preguntar si sería a cargo de un concesionario o un crédito que debamos pagar, ahora vendría bien saber cómo propone JICA financiar más del doble de inversión en un sistema de buses sin dueño claro, quién se hará cargo, cómo espantará a los ambulantes de su trayecto y qué pasará con todo el submundo del transporte público actual.

 

 

Para leer más: Apuntes acerca del borrador de estudio presentado por JICA para organizar el transporte de Santa Cruz de la Sierra

 

SuperSur Fidalga… ¡Te da más!

 

One thought on “10 razones para tener tren urbano en Santa Cruz de la Sierra

  1. Gabriela toda la razón, muchísimas ciudades importantes en el mundo usan este medio de transporte, por qué quedarnos en el pasado?.Los minibuses lo peor que dejaron pasar en SC, es una cosa espantosa que lejos de mejorar el transporte entorcepe el tráfico y hace ver fea nuestra ciudad.Urgente un tren para SC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *